Fuente: 

Para mucha gente, un juego narrativo sin ningún diálogo se consideraría limitante. Podría ser peor si dicho juego tuviese gráficos de mala calidad, y minimos sistemas de juego mínimo y rejugabilidad.

Para los periodistas que han bebido demasiadas veces del cáliz de la justicia social, sin embargo, dicho juego se consideraría progresivo y un posible «Juego del año». Especialmente si la narrativa del juego (la poca que habría) girase alrededor de dicha juscicia social.

Desde que los jugadores son mayoría, no es de sorprendente que el feedback del público de su último queirdo indie, Virginia, haya sido ampliamente negativa. Muchos sienten que el juego mantiene la promesa de ser mucho mejor de lo que actualmente era, pero que su naturaleza completamente on-rails, junto a discordantes saltos temporales, lo hacen confuso y por tanto un lio decepcionante.

Diseñado para ser como el cine mundo, es dificil darse cuenta de lo que esta ocurriendo dada la falta de pistas, su narrativa desordenada y las repentinas secuencias de sueño. Virginia intenta ser amable con los sentimientos nostálgico que podrías tener por series televisivas de los 90 como Twin Peaks de David Lynch o Experiente Z, pero falla en alcanzar cualquiera de los aspectos que hicieron esos juegos grandes: como la química entre los personajes

Los periodistas de videojuegos lo aman. Ha cosechado elogios de IGN,..

ignvirginia

Polygon

polygonvirginia

 The VergeTime, VICE, y ZAM.

Ellos aplauden al juego por las cualidades que lo harían aburrido para la mayoría de los jugadores, la falta de interactividad o de una narrativa coherente que decepcionaría a cualquiera con unos estándares medios o altos. No sería un problema si el juego no estuviese siendo apoyado de manera tan favorable por la prensa, la cual engaña a la gente a comprarlo. Esos compradores sin duda se cabrean y piden que se les pida el dinero.

El criticismo de los jugadores que han comprado y experimentado Virginia ellos mismos es el reflejo de los malos análisis que el juego esta recibiendo en Steam. «Virginia es experiencia interactiva de la misma manera que pasar de páginás en un libro es una experiencia interactiva»,  escribió un jugador.

Muchos han criticado fuertemente a Virginia por rechazar las convenciones del medio (interactividad, exploración y acción). Menos que un simulador de caminar, Virginia es un «simulador de mirar». Dada la corta longitud del juego, muchos jugadores no satisfechos han pedido que se els devuelva el dinero por el título, llevando al crítico Jim Sterling a crear un videote a video acusando a los detractores del juego de intolerancia. Basandose en unos pocos comentarios en varios sitio web del juego que desacreditan el juego como «Propaganda SJW», Sterling se pone a defender agresivamente el título como «Justo un juego que tiene a una mujer negra como su protagonista. Fuer de eso, es un juego de aventuras raro con montones de rarezas simbólicas como el trabajo de David Lynch, y eso es todo». Sterling quien actualmente no ha jugado al juego dice que no haynada sobre feminismo o raza. Si lo hubiese hecho, sabría sobre la verdadera narrativa del juego, y no es sobre la resolución de misterios a los años 90 que lo desarrolladores auncian en Steam.

Virginia es literalmente sobre justicia social. Los dos personajes proncipales son mujeres engras y eso es completamente intencional. La histoia gira alrededor de la lucha de la personaje principal con su identidad como mujer negra en el FBI. Pese a que lo que se ve es fuerte en simbolismo el mensaje esta claro. Eres una soploná de asuntos internos quien consigue que otros agentes sean despedidos de sus trabajos. Todos ellos son gente de color. A través de los flashbacks aprender que la protagonista ascenció en los rengos vendiendo a otros y ahora se siente culpale sobre ello. El misterior del niño perdido que te envian a buscar tiene poco que ver con la narrativa y el juego termina con el descubrimiento que ha sido secuestrado por extraterrestres. Nada de ello tiene sentido.

A pesar de su historia, las criticas de muchso jugadores no giran alrededor de su mensaje, pero como este carece de las cualidades que hacen un juego lo que es. No hay dudas que que el video video se tearling es el primero de muchas quejas sobre los jugadores y la mala hostía desde la prensa de videojuegos.

Virginia podría haber sido devente pese a su mensaje, pero todo desde la la trama a medio hacer hasta la falta total de jugabilidad asegura que no lo sea. Lejos queda que cualquiera lo pueda criticar sin ser llamado un racista misógino.

Es decir, Virginia no es un juego y es por tanto la degeneración completa de la escuela narratológica donde lo importante no es el juego en si sino lo que se esta contando siendo el fin último no el juego en si mismo sino el contar una narrativa. Esto no se debe confundir con el hecho de que el juego tenga un trasfondo o una narrativa sino que la escuela narratológica destruye la función principal del videojuego como juego para convertirlo en un medio narrativo.

Pero para ser más concretos es esto…

dq

Pero si en vez de texto se hubiese basado en gráficos. Es algo que obviamente es indefendible como juego pero ya se sabe que los aficionados a los videojuegos somos el problema y que los juegos no se tienen que hacer para ellos y no han de ser  el público objetivo.

dead

El artículo es de Ian Miles Cheong, un personaje que había sido antiGG y para colmo había formado parte de esa estafa llamada Crash Override Network llevada a cabo por Zoe Quinn y financiada por Anita Sarkeesian. Se dice que las charlas de IRC o Skype que salieron hace unas semanas fueron filtradas por él. Pero en todo caso centremonos en Virginia porque es sintomático de muchas cosas… ¿Como es que de repente aparecen productos degenerados de mala calidad con temas de justicia social  que son vitoreados? Por el simple hecho que buena parte de los medios se han pensado durante mucho tiempo en que los aficionados a los videojuegos son suyos y es completamente cierto. Solo hay que ver como son capaces de crear narrativas que gente muy influenciable que visita foros se las cree o le da una importancia increible independientemente del nivel de absurdez que haya detrás.

Pero la idea que tienen es la de presentar a los creadores de contenido degenerado y desnaturalizado (ya no son juegos, que no me jodan) como gente valiente y rompedora (esto no es diferente a ver una mujer frotando su coño teniendo la regla en un lienzo y llamarlo «arte feminista» y denunciar a los que lo critican como la guarrada que es como «misóginos») por lo que acaban creando la narrativa del creador o la creadora valiente mientras repiten la mentira de que la mierda que hacen son videojuegos y ellos son creadores de videojuegos. Este comportamiento por parte de los medios no es diferente al de los criticos de arte contemporaneo, es más… Es calcado.

Pero si se tratase de vender a los incautos ricachones guarradas o arte degenerado como arte de gran valor tendría sentido el comportamiento que tienen pero el objetivo no es otro que el de la hegemonía cultural y el pensamiento de que los videojuegos son un medio educativo. Es decir… La idea de que lo videojuegos como cualquier otra expresíón cultural forman a la persona y la necesidad que tienen ellos de tener lo que llaman hegemonía cultural que es un eufemismo para hablar de los medios de producción de la cultura. En realidad la política que tienen es la de crear contenido no para el mercado de consumo sino para el mercado educativo, estos serán los juego en el curriculum  escolar y al que jugaran las futuras generaciones como deberes de clase por el hecho que le parecerá bien a algún profesor adjunto universitario con contactos en la justicia social, es decir… El mercado de estos no-juegos no somos nosotros pero son aplaudidos y vendidos como juegos con el objetivo de que la gente pique y acabe cayendo en este enorme engaño.

¿Y como piensan los medios degenerados controlar el apoyo a dichos productos ? Esto nos lo dijo Anita Sarkeesian en su día y con ello se entienden las altas nota a Virginia:

sarkeesianreviews

Su Feminist Frequency no es más que una colección de reviews con mala baba y un intento de hacer que los creadores de videojuegos se acaben genuflexionando hacía lo que ellos quieren. Es decir, se creen que ellos son el «público» y son los reyes del cotarro. Es decir, los SJW en los medios se quieren convertir en una fuerza hegemónica a la hora de generar cultura pero no tienen ni el conocimiento ni los medios para crear contenido. La mayoría son gente que viene de profesiones narrativas como el periodismo o variaciones del mismo por lo que no tienen la capacidad para crear un juego y arrogantemente lanzan subproductos sin tener ni idea de que carecen de las competencias. Son gente con un ego enorme que lejos de reconocer su mediocridad por desconocimiento dicen que el problema son los jugadores o mejor dicho la actual generación de jugadores y por tanto es necesario contruir un nuevo tipo de jugador.

¿Como? Pues dando en las reviews importancia a temas que poco o nada tienen que ver con el juego en si como por ejemplo los temas políticos.

bullshit

Es decir, los videojuegos no se tienen que analizar por lo que son como juegos. El sistema de juego y el acabado de las diferentes partes no tiene importancia porque la importancia es el mensaje político (el cual solo puede venir de un elemento que es la narrativa) y el nivel de neurosis que les puede provocar. Fijaos además como la tal Lucy O’Brien se llama a si misma crítica… ¿No he hablado antes de los criticos de arte pedantes? Si os he he puesto el video de Trevijano es por algo. En realidad la parodia no esta lejos de la realidad, es que no se distingue en absoluto.

pcdq

Ah, se me ha olvidado decir quien es la susodicha.

ignbullshit

Es decir, como no pueden forzar a la industria a hacer lo que ellos quieren lo que hacen es la idea inversa que no es otra que colocar elementos políticos en las reviews de los juegos como medida de presión (recomendación de Sarkeesian) mientras aplauden a los juegos con justicia social en el medio independientemente de su calidad. ¿Y como creen que tienen ese poder? Bueno, porque esta claro que pueden crear narrativas y los incautos se las creeran. Se creyeron la narrativa del casualjuascorismo (¿donde esta ahora que salen estas mierdas?),  las mentiras en contra del GamerGate… ¿Acaso no se van a tragar esto? ¡Como una nimfomana el rabo de un negro!

La idea de meter temas de justicia social en este tipo de productos y darles propaganda a través de los medios como he dicho antes viene de Anita Sarkeesian, lo que están haciendo es seguir a rajatabla el plan dictado por Sarkeesian en su día de una manera completamente descarada por el simple hecho que como a los jugadores les importa una mierda el tema político en los videojuegos pues no tienen oposición. En  general a los jugadores le son igual esos temas en general cuando están jugando pero no a esta gente. ¿Por qué digo que es Sarkeesian la fuente de todo esto?

sarkeesianbullshit

¿De donde ha salido algo como Virginia entonces? Obviamente ningún editor con dos dedo de frente lo financiaría, no es algo que entusiasme a los jugadores por lo que no se puede hacer un kickstarter. Su equipo creador más bien vivirá de que el juego se venda como recomendación dentro del curriculo de las escuelas. Es más, cuando entiendes el gran plan de esta gente hay cosas que no te sorprenden y te queda muy claro quien ha pedido algo como Virginia y para quienes ha sido creado realmente.

anitavirginia

Dado que son una cábala muy cerrada y pequeña yo no tengo duda que han sido ellos los que han pedido que este no-juego exista como ejemplo futuro, lo mejor es que esta siendo rechazado por completo y que no tienen el control total del pensamiento o mejor dicho de la percepción de la calidad de las cosas.