Seguramente muchos deben estar pensando que estoy algo…

Obelix Loco

…por afirmar en mi entrada anterior la posibilidad de que llegue un día, aunque sea en el año 2050  o el siglo XXII en el que las secuelas queden obsoletas para darle paso a actualizaciones y DLCs, así que en esta ocasión me corresponde explicar qué me hace pensar esto cuando aún tenemos FIFA y Call of Duty anuales.

Empecemos con una franquicia que tuvo un gran auge y una gran caída, tanto que no hemos visto una entrega importante de la misma en este año, valga decir:

assassins_creed_logo_f_improf_500x245

Tras el desastre de Unity, Ubisoft quedó como Bugisoft ante el público y si bien Syndicate no fue una tragedia como su predecesor, no pareció cambiar mucho las cosas para la franquicia, de modo que la compañía decidió tomarse un año sabático con la misma bajo la finalidad de replantearse las cosas. Incluso se especula de un reboot en el antiguo Egipto para el nuevo AC.

Otro caso que podría hacer a una compañía frenar la fábrica de churros un poquito es la mala recepción sufrida de Call of Duty: Infinite Warfare. Que la gran cantidad de dislikes en videos sobre el juego hable por sí sola, mas ciertamente habrá que ver si todo este odio se verá reflejado en las ventas del juego. Varios lo dudan, pero viendo la similitud de este fenómeno con Metroid Federation Force, perfectamente podría acabar de la misma manera.

«Ya vale, pero a las compañías eso les importa un bledo con toda la pasta que tienen» Ejem, ejem:

hqdefault8

No es necesario ser un hombre de negocios o un especialista en economía para darse cuenta que si bien grandes ingresos pueden amortiguar grandes tropezones durante un determinado tiempo, llegará un momento donde tantas malas decisiones terminarán pasando factura y deberás recapacitar tus métodos si no quieres hundirte. Puede que Activision siga sacando refritos mientras no vea un perjuicio importante, mas ciertamente Ubisoft debe de estarlos viendo o anticipando. De lo contrario, habrían sacado otra secuela más de Assassin’s Creed este año y no se habrían puesto a explorar otras alternativas.

Otro punto que quisiera aclarar sobre este tema, es que no estoy considerando precuelas o spin-offs, sino continuaciones directas de un juego como son los casos numerados de Halo, Megaman o la saga de Ezio y los Assassin’s Creed protagonizados por Desmond Miles. En este mismo aspecto, debe considerarse que la franquicia de Call of Duty, si bien son entregas anuales, está compuesta de algunas sagas como Black Ops o los Modern Warfare de antaño, las cuales podrán ocurrir en un mismo universo, mas no están tan estrechamente relacionadas como un Gears of War 1 y 2 por ejemplo.

Un ejemplo que tal vez debí haber puesto en la parte anterior es el de Destiny, cuya penúltima expansión, valga decir El Rey de los Poseídos, al volcar la mesa tan radicalmente como lo hizo, perfectamente pudo haber sido lanzada como un juego distinto, pero el mismo caso y su predecesor da también para dudar si las actualizaciones o expansiones realmente reemplazarán las secuelas, dado que al actualizar el juego, a veces ocurrían errores que debían ser arreglados o algunos elementos quedaban inutilizados, a lo cual debe sumarse el controvertido negocio de la compañía, no siempre sabia con el manejo del juego y su modelo de negocio, andando en constante ensayo y error. Por esto último dije que el DLC no reemplazará a la secuela pronto, pues la maleabilidad e implementación de actualizaciones no están lo suficientemente dominadas o perfeccionadas como para permitirlo dentro de tan poco tiempo. Asimismo, siempre hay que tener en cuenta que algunos cambios importantes no ocurren de la noche a la mañana, sino que es un proceso muy lento de paulatina evolución.

Tras todo esto, pienso que lo primero en ocurrir será que las compañías vayan sacando secuelas con una diferencia de más de un año entre ellas, rellenando el espacio entre las mismas mediante DLCs, precuelas o spin-offs, así como con películas u otros tipos de productos.

Bueno, espero que con esto haya quedado más claro qué quería decir en mi previa entrada.