Si hay un género imparable es el de los shooters, sea en su variante FPS o TPS. Dada su maleabilidad y compatibilidad con otros tipos de juegos, es más factible pensar en una evolución del mismo que verlo pasar de moda, sobretodo con la fiebre de los eSports. El shooter es en cierta forma como un pez devorador en el sentido de cómo algunas franquicias que antes eran más de plataformas o de terror, han optado por convertirse en FPS. A continuación, algunos ejemplos de ello:

Seguramente habrán oído hablar de Duke Nukem ¿mas cuántos saben que antes  de 3D hubieron dos juegos más que eran de plataformas en 2D? Este es el primer Duke Nukem, también llamado Duke Nukum por una anecdótica controversia de copyright. Hay un spin-off llamado Manhattan Project que da retorno a los orígenes de la franquicia, pero con los elementos distintivos de la entrega más popular del personaje. Quizás conozcan mejor el cambio de Resident Evil de un aterrador y complicado survival horror a un juego más de acción y disparos en tercera persona por la controversia de dicho cambio.

Otras sagas por su parte, no han abandonado su género de origen, mas sacaron una entrega shooter, siendo un caso reciente el de Plants vs Zombies Garden Warfare, un TPS multijugador o antaño Dirge of Cerberus de Final Fantasy VII, el cual nos ponía en la piel de Vincent Valentine.

En estos últimos años también hemos vistos cómo el shooter ha estado coqueteando con los RPG o MMO, siendo un ejemplo diferente de esto The Division, cortesía de Ubisoft, aunque también ha ido harto de la mano con la ciencia ficción como son los casos de Overwatch, el escandaloso Call of Duty Infinite Warfare y el retorno de Doom, entre varios más. No obstante, no es incompatible con ambientes más remotos, tal cual demuestran Hexen y Heretic.

Mundos abiertos, creación, fantasía, ciencia ficción o aventuras, sólo falta que hagan un juego de fútbol donde puedas dispararle a otros jugadores (capaz que hasta haya uno y lo ignore) para que los shooters estén hasta en la sopa, mas lo cierto es que si este género ha logrado mantenerse tan vigente como lo ha estado haciendo, es porque ofrece muchas posibilidades. Asimismo, pareciera ser que en algunos casos fue la evolución de franquicias como por ejemplo Metroid, que al igual que Duke Nukem, nació como un juego de acción en plataformas para pasar a ser un FPS con la saga Prime. Con esto último, quisiera cerrar la entrada con la siguiente pregunta ¿Qué franquicia de videojuegos creen que podría revitalizarse mediante la conversión a un shooter en primera o tercera persona?