… llega la calma.

Tengo temas pendientes en mi vida personal y profesional que hacen que tenga que ausentarme un tiempo del blog. No os preocupéis que tendréis contenido porque los colaboradores seguramente harán entradas nuevas para ir manteniendo una página que por el momento se mantiene por amor al arte.

No, esto no es un cierre pero si una desconexión temporal por mi parte en lo que al blog se refiere para poder solventar cosas que en la jerarquia de la vida son mucho más necesarias y prioritarias. Por lo que voy a solventar esos problemas puntuales primero y cuando los haya solventado voy a volver al blog, tampoco sera una eternidad, ni años ni meses, pero si un tiempo prudencial porque necesito desconectar por mi bien. Más que nada porque soy un desastre organizativo.