Hace un par de semanas fui a ver la adaptación cinematográfica de Assassin’s Creed con mi hermano y unos amigos, la cual efectivamente es mala, aunque diría que durante el año pasado hubieron películas peores, pero el punto es que esto me recordó aquella afirmación que ya es un consenso entre muchas personas: las películas de videojuegos son malas. Aunque mucha gente comparte esta apreciación más porque alguna «autoridad» (léase medio de prensa, Youtuber o persona de confianza) les dijo que es así que por criterio propio, no son pocas las cintas de juegos que están en el rincón de la infamia, entre las cuales resaltan Street Fighter, Super Mario Bros y Mortal Kombat, entre otras. Sin embargo, ante la falta de respuestas a un por qué, este colaborador se cuestiona si efectivamente no existe alguna adaptación decente de un videojuego al cine o si las razones para afirmar la mala calidad de dichas películas son las más precisas.

Hay quienes afirman que las películas de videojuegos son malas gracias a una fuerza mística e incognoscible que interviene para degradar la calidad del trabajo o dicho de otro modo, una maldición. Otros menos supersticiosos simplemente dicen que contratan a puros incompetentes e ignorantes para adaptar un título de alguna consola a la pantalla grande, aún cuando pueda haber algún actor o director de renombre involucrado. Habría que creer en Illuminatis, reptilianos y en profetas para tragarse la primera tesis mientras que la segunda no considera la realidad del todo, ya que muchas veces viene del cabreo por ver que no se ha respetado del todo la premisa del juego adaptado. Además, habría que preguntarse ¿por qué no hemos visto una película live-action 100% fiel a la historia narrada en un videojuego en todos estos años? ¿Cómo ni siquiera ahora cuando el medio es más popular que nunca y la tecnología en animación está muy avanzada? ¿Tiene que ser exactamente la misma historia para que sea buena o por una cuestión de diseño son necesarias algunas licencias artísticas y no tanto por ignorancia como se cree comúnmente? ¿Podría ocurrir además que uno como fanático esté sobrevalorando la trama de su juego favorito? Ante tantos consensos y sesgos sostenidos más por argumentos de autoridad que por otra cosa, de repente recordé lo que planteé en una de mis últimas entradas sobre la importancia de la historia de los videojuegos y pienso que la respuesta más correcta a lo que nos concierne aquí yace en una cuestión de prioridades y diseño.

En un videojuego, lo primero en la lista es su jugabilidad, que tenga un sistema lo suficientemente interesante como para mantener enganchado al jugador por muchas horas y ante esto la historia puede complementar como la excusa, el gancho comercial para la secuela o bien, como un objeto de rejugabilidad para desbloquear finales alternos. Dependiendo del propósito, crearás una historia más o menos simple, mas la premisa será muy básica en la mayoría de los casos ¿o acaso ser un marine en Marte que mata demonios es algo muy profundo o ser el héroe elegido en una tierra de fantasía que debe rescatar a una princesa algo original? Por otro lado, al hacer una película, la historia que cuentes es muy importante, incluso en géneros más superfluos, ya que no hay algo más que tome la atención del espectador ni que lo haga partícipe directo, al menos generalmente. Por ejemplo, supongamos que hacemos una película de acción, ante lo cual algunos pensarán que sólo deben enfocarse en hacer unas buenas peleas y ya, mas también es necesario dar una motivación convincente de por qué los personajes pelean, así como momentos para el desarrollo de los mismos y descanso de tanta acción, porque el exceso resultaría algo agobiante, no así en un videojuego donde el jugador tiene el control y el deseo de ser partícipe de la acción. En una película sólo te sientas a mirar y ya, no participas, salvo si estamos hablando de alguna producción muy experimental claro está. Es por este tipo de cosas que no es lo mismo hacer una historia para un juego que para una película y por lo tanto, es necesario hacer unos cambios, dado que en ambos medios se trata el mismo aspecto con un énfasis diferente. Esto también hace además cuestionarme sobre un caso en concreto:

image9

Como muchas películas con el mismo origen, Resident Evil ha sido muy despreciada pero aún así, se las ha arreglado para llegar hasta la sexta entrega y para ello, ha tenido que ser lo suficientemente buena o por lo menos entretenida para cultivar una cantidad respetable de público, aún cuando no sean precisamente los fans de los juegos. Antes de que me quemen vivo en la hoguera, les aclaro que a mi tampoco me gustan mucho, incluso detesto lo que hicieron con Leon Kennedy y Ada Wong en una de las cintas, pero dejando de lado las apreciaciones personales, cabe preguntarse qué hace que esta serie de películas haya funcionado lo suficiente como para llegar hasta donde ha llegado, pero está claro que ser fiel a los juegos no fue la clave y uno podría preguntarse si habrían tenido el mismo éxito comercial haciendo exactamente las mismas historias narradas en los juegos, casi sin ningún cambio. También me pregunto qué pasaría si adaptaran al cine un juego narratológico ¿tendría éxito o fracasaría y por qué?

En resumidas cuentas, creo que muchas de las películas de videojuegos no son exitosas porque el diseño de las historias y conceptos manejados no dan para algo más (además de poder implicar demasiados cambios respecto al producto original) aún cuando uno por fanatismo pueda creer que sí, lo cual no quita que hayan casos donde efectivamente ponen a gente incompetente a cargo de la producción cinematográfica y desperdicien algo con mucho potencial, tal fue el caso de Assassin’s Creed. Es más, creo que muchas veces ambas cosas se juntan y eso ha dado origen a los peores bodrios vistos en este ámbito. Sin embargo, esta no es una conclusión definitiva por mi parte, pues aún me falta ver algunas cosas, entre ellas ver una adaptación cinematográfica de un juego narratológico y su recepción, lo cual puede refutar o reforzar la tesis aquí manejada. Asimismo, quisiera conocer la perspectiva que tienen ustedes respecto al tema ¿Conocen alguna película de videojuegos que sea buena o al menos decente? ¿Qué hace que muchas de ellas fallen según ustedes? ¿Creen también que son más los consensos que las opiniones propias respecto a este tema?