Uno de los movimientos estratégicos dignos del arte de la guerra es el de la subversión, este consiste en introducir un movimiento o ideología en un país que lo erosione por completo, desmoralice a sus integrantes y permita el desmoronamiento de dicho país sin pegar ni un tiro o casi ningún tiro y es que la definición de Sun-Tzu del arte de la guerra no es más que esa.

 El supremo Arte de la Guerra es someter al enemigo sin luchar

Durante la Guerra Fria, los Soviéticos empezaron a financiar a través de sus agentes durmientes en los Estados Unidos y demás paises de la OTAN a grupos de derechos de la gente negra, a feministas e incluso al colectivo Gay. No por el hecho de que creyeran en la Justicia Social, sino porque creían que esos grupos eran degenerados e incapaces que de llegar al poder acabarían por derrumbar. Al mismo tiempo Pavlovizaron o mejor dicho, crearon una vinculación emocional con la ideología que dura a día de hoy, lo que les ha llevado a creer que esos movimientos subversivos equivalen a progreso y forman parte de un estado natural y por tanto determinista de las cosas.

Cuando hablamos de natural, no nos referimos a algo que sea lo correcto, sino a algo que ocurre por la mecánica de la naturaleza y queráis o no las sociedades humanas son un sistema complejo que se crea de la emergencia de la interacción entre sus individuos de manera espontanea. Funciona por el hecho que la mayoría de seres humanos no tenemos una maldad intrinseca y por tanto innata, tenemos un código moral escrito en nuestro ADN que nos permite subsistir como especie, aunque luego seamos lo más repugnante del mundo.

Pues bien, uno de los mantras de los Cabeza de Coco es preguntar: ¿Donde están las feministas con lo de Afganistan? Sinceramente lo mejor que pueden hacer es estar calladas y es que no son conscientes que el simple aletear de mariposas feministas en una punta del mundo han provocado huracanes talibanes en la otra parte del mundo. ¿El motivo? En Afganistan el plan era democratizar una sociedad, plan que se ha ido a la mierda tan pronto como las ingenierías sociales se han dado prisa en darle al acelerador a la maquinaría, lo que ha provocaodo un rechazo del pueblo Afgano y la expulsión de fuerzas extranjeras.

Hay que hacer algo por nuestras hermanas en Afganistan, se lamentan las feministas desde las redes sociales. Sin darse cuenta que vivimos en un mundo globalizado en el que hasta los Talibanes tienen teléfono móvil y conexión a internet.

Y si, estos vídeos que se han hecho virales los han grabado los propios Talibanes, tienen acceso a internet, a las redes sociales y leen el contenido universal. ¿Sabéis que? Son unos hijos de la gran puta, pero van a ser el doble de hijos de la gran puta con las mujeres afganas por el hecho que lo único que se ha demostrado por parte del movimiento feminista en los medios es una cocofonía de sinsentidos en los medios. ¿A que me refiero? Que en vez de demostrar que las mujeres valéis tanto como los hombres y sois igual de capaces el mensaje que se esta dejando a todo el mundo desde occidente por parte de la alta intelectualidad feminista es que dejar que las mujeres tengan voz propia se traduce en un cúmulo de absurdeces.

¡Pe, pero que estás diciendo, machista de mierda!

Calmese señora y escuche, aunque le hayan dicho que no ha de escuchar a ningún hombre porque eso es mansplaining, si no quiere escuchar salga de la sala sin molestar y siga dando el excelente ejemplo que da de «mujer liberada». Al resto, lo mejor es que escuchéis.

¿Sabéis porque paises como Iran o Qatar financian y promocionan el feminismo en occidente? Y no, no lo digo yo, hay pruebas de ello.

¿Cuál es el motivo por el cual sociedad teocráticas hagan esto? Pues es muy fácil, se llama subversión y buscan lo mismo que buscaban los Soviéticos en la Guerra Fria. No apoyan partidos pro-feminismo radical o pro-LGBT por el hecho de que esten a favor, lo apoyan por el hecho de que creen de que son subseres o lo peor de la sociedad y que en el caso de que lleguen al poder lo van a destruir desde dentro como si fuesen carcoma.

El mismo feminismo radical lleno de tonterías y palabras vacias que aquí es aplaudido por los medios, es el mismo que en los paises de oriente próximo muestran como ejemplo de la degeneración occidental y porque las mujeres no tendrían que tener derechos. Cuando sale una lumbrera feminista a decir su tontería y qué aquí nos parece en plan de «jijijii, es que es tonta» allí les sirve para oprimir aún más a las mujeres. ¿Vais viendo como funcionan las dinámicas?

Pues bien, los EEUU han querido llevar estas dinámicas de cambio de la sociedad afgana no en las tres generaciones que dice Bezmenov, sino en menos de una. Estamos de acuerdo con que las mujeres deberían tener todos los derechos y la homofobía estar erradicada de todas las partes del mundo. Pero se ha de tener en cuenta que tu no puedes cambiar a la fueza una sociedad de un día para otro y se tardan varias generaciones en conseguirlo.

Tan pronto como el Feminismo irracional de los últimos tiempos ha entrado en lugares de responsabilidad es cuando el castillo de naipes ha empezado a desmoronarse. ¿el mótivo? No apoyan el feminismo del «Yes, we can» sino un feminismo infantilizado y trasnochado. La subversión no se basa en conseguir que los mejores de las minorías lleguen al poder, sino lo peor de lo peor y que su incapacidad se convierta en el hundimiento del país objetivo.

Nunca ha habido un mapa de ruta bien planificado para que los avances para las mujeres afganas pudieran ser procesados por toda la sociedad afgana. Los locos han acabado controlando el manicomio y el impacto sobre las atrasadas y casi neolíticas mentes de los afganos ha sido volverse en contra de todo un cambio social no que ven como natural sino forzado. Eso es lo que ha permitido a los Talibanes retomar el país tan facillmente. En otras palabras Afganistan ha sufrido un proceso de subversión acelerado, donde las ideologías pensadas para el hundimiento de un país han puesto el turbo y han permitido su colapso. Esto no es más que el Muro de Berlin de las llamadas Bioideologías.

Como no pueden introducir las bioideologías en las generaciones ya formadas, lo han hecho en aquellas que han vivido los años de ocupación occidental. Donde se ha hecho un brutal programa de desnaturalización de estas nuevas generaciones. Lo más seguro es que esas mujeres de la foto sean forzadas por los Talibanes a tener matrimonios forzados en el mejor de los casos o hayan o vayan a terminar lapidadas. Y todo por el simple hecho que las bioideologas se han puesto al frente de la occidentalización de Afganistan y en vez de darles la democracía les han dado una demencia continuada que ha provado que exista una nación que no se pueda sostener en dos días.

Toda la formación y sistema político estadounidense se ha basado en coger una generación y darle el aceleron de mala manera. ¿Qué sentido tiene? Ninguno, es una subversión mal hecha. Por eso Afganistan ha caido, por el hecho que se ha intentado realizar las tres etapas de la subversión en menos de una generación. No ha habido resistencia contra los Talibanes y el resto de Afganos insurrectos por el hecho que nadie con dos dedos de frente irá contra sus progenitores.

Pero tan Pavlovizados están los medios, tan ciegos están de su enorme error que aún se preguntan quien o que es el culpable y se echan la mierda unos a otros. Para mi todo el proceso de occidentalización de Afganistan se fue a la mierda tan pronto como entraron las bioideologías como un elefante en una cacharrería y consiguieron que los Afganos se unieran en su contra después de décadas de matarse entre ellos.

Y este post no es para defender a los Talibanes, es para que la gente sea consciente que al igual que en las redes sociales hemos de ser responsables de cara a las nuevas generaciones también lo hemos de ser de cara al resto del mundo. Una mujer 100% libre y autonoma es una mujer que ha de mostrar madurez al resto del mundo y dar un ejemplo que sea beneficioso para el resto de mujeres del mundo. De la misma manera que la hermana o el hermano mayor tienen la obligación se ser un modelo ejemplar para sus hermanos y hermanas pequeños.

Como conclusión, no era el momento de introducir ciertas ideas en una región del mundo cuyas gentes acaban de salir de una teocracia totalitaría y no tienen ni el sustrato ni el bagaje cultural que tenemos en occidente. Es un proceso lento y laborioso el de la subversión ideológica y de la misma manera que se puede hacer para cambiar a un país para mal y hundirlo se puede hacer para cambiar a un país para bien y reforzarlo.