James Rolfe, conocido como Angry Videogame Nerd ha realizado un vídeo en su estilo, repito, en su estilo, sobre el Commodore 64.

A James se le ve más relajado respecto a los primeros vídeos desde hace más de una década, menos agresivo, el hecho de que el tiempo ha pasado y que ahora tenga hijos pueden ser un factor importante sobre el cambio de carácter, en todo caso el video es una hipérbole, una sobre-exageración de los problemas del C64, los cuales a mí no me parecen tan banales o no me lo han parecido jamás.

Si queréis saber el valor que tiene algo haced un relanzamiento años después, por no decir décadas y ver como la gente reacciona a ello. Cuando Nintendo lanzo la NES Mini se agotó, mientras que el C64 Mini y Maxi como que no. Es la demostración de lo que ocurre cuando se diluye el hype del momento, la gente madura y acabas aceptando que aquello que te entusiasmaba de pequeño era una puta mierda y si, lo voy a decir, todos los ordenadores de 8 bits eran una basura sin excepción. El problema es que no había nada mejor que llevarse a la boca.

¿Por qué hago esta entrada? Por el hecho que me he sentido identificado con el personaje que interpreta James, la experiencia de tener un C64 era esa ni más ni menos y lo peor es que el resto de ordenadores de 8 bits no daban una mejor experiencia. ¿Lo peor de todo? El C64 era el mejor de todos a nivel técnico y solo tenía un defecto, su paleta de colores que era digna de:

Fuera de eso la combinación del SID y el VIC-II como chips de apoyo le daban suficiente fuerza como para poder ponerse de a tú a tú con la Famicom/NES a nivel técnico, lástima que toda la cultura de desarrollo de los 8 bits se centrase en el ZX Spectrum, que era lo que la mayoría de la gente tenía.

Y es que mientras en los EE. UU. el Commodore 64 triunfaba, en Europa su precio estaba muy por encima de sus posibilidades. El ZX Spectrum se lanzó por 180 libras en su modelo más avanzado, el C64 era técnicamente estaba una generación por delante por 400, lo que llevo a que el grueso de los programadores amateur acabaran conociendo más el Z80 como CPU para programar que el 6502.

Lo cual es un arma de doble filo, por un lado obligaba a los desarrolladores a trabajarse una conversión desde cero y no a hacer conversiones desde el Spectrum como los que sufrieron los usuarios del Amstrad CPC y en especial el MSX. Lo cual limito enormemente la cantidad de juegos disponibles, además una particularidad de los sistemas basados en el 6502 era que basaban su fuerza en sus chips de apoyo y por tanto era necesario conocerlos bien. Dicho de otra manera, un PC de Atari de 8 bits y un C64 compartían CPU, pero nada más, en cambio la mayoría de sistemas basados en el Z80 eran clónicos en buena parte del hardware.

Dicho de otra forma, si el ZX Spectrum creo una cultura amateur esta no se pudo dar en el C64 por su complejidad, pero al igual que con el Atari 8 bits esa barrera de dificultad de cara al desarrollo hizo que solo gente con talento sacará juegos para este ordenador y alto, que hay verdadera basura en el catálogo del C64, pero digamos que la basura lo es menos por el hecho que esta requiere un esfuerzo.

Eso si, este tipo de máquinas no han soportado el paso del tiempo y la gente cuando tuvo algo mejor en sus manos lo abandono al igual que todos esos microordenadores, los cuales son actualmente recordados por gente ya no en la crisis de los 40, sino ya de los 50. Gente incapaz de asumir que Europa era más culo del mundo en esos años que ahora, que ya es decir.

Eso es todo, y dije que la reseña iba a ser rápida.